martes, 18 de julio de 2017

40 años de impunidad: a 40 años del inicio de la Guerra Civil Española



El 18 de julio de 1936, un grupo de militares españoles (apoyados por la Iglesia católica y patrocinados por la burguesía) asestaron un golpe de estado en contra del gobierno democrático del Presidente Manuel Azaña Díaz (del Frente Popular) surgido legítimamente de las elecciones de febrero de ese mismo año.



La sublevación militar, que desembocaría en la Guerra Civil Española, estuvo dirigida por los Generales José Sanjurjo Sacanell, Emilio Mola Vidal y Francisco Franco Bahamonde, quienes, a partir del 18 de julio de 1936, tomaron por la fuerza Melilla, Ceuta, Larache, Tetuán y el resto de las ciudades pertenecientes al protectorado español de Marruecos.



Pese a que los golpistas no consiguieron apoderarse de la capital Madrid, ni de las grandes ciudades como Barcelona, Valencia, Bilbao o Málaga, para el 24 de julio de 1936, tenían bajo su control Sevilla, Valladolid, Zaragoza y Córdoba. A esta área se le dio el nombre de zona sublevada, la cual fue reconocida como un Estado legítimo por las fuerzas militares y políticas de la Italia fascista y la Alemania nazi.



A diferencia del tratamiento que dan a Adolf Hitler los medios estadounidenses y europeos, en la España actual, a Francisco Franco no se le tilda de dictador, loco o genocida, pese a que él dio pie a una guerra fraticida que arrojó más de 500 mil muertos civiles y 100 mil desparecidos.



En pleno siglo XXI, en España aún existen calles, plazas y monumentos que honran el legado sanguinario de este hombre, sin olvidar la existencia del obsceno mausoleo que guarda sus restos moratales: el Valle de los caídos.



La existencia (y persistencia) de este tipo de obras monumentales sólo indica una cosa: los fascistas siguen rigiendo en España. Por eso, los miembros de izquiera debemos tomar consciencia de estos hechos, y repudiar la situación política de España.



Esta es la España que se rasga las vestiduras con la crisis política en Venezuela. Esta es la España que hace negocios a costa de los ciudadanos de América Latina.


Saludos.