viernes, 22 de septiembre de 2017

La SEDUVI, cómplice de los desastres del #SismoCDMX


https://www.facebook.com/torukajin/posts/931563106994435?pnref=story

La SEDUVI (Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda) es una dependencia que "tiene a su cargo el diseño, coordinación, reordenación, promoción inmobiliaria, y aplicación de la política urbana de la Ciudad de México." Fue creada en la administración de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, pero desde tiempos de Rosario Robles, y sobre todo en la administración de Miguel Ángel Mancera, se ha encargado de "dar luz verde" a las constructoras inmobiliarias para crear jugozos negocios al amparo del poder público.



Tal es el caso del Residencial San José, ubicado en Eje 7-A Sur (General Emiliano Zapata) No. 56, cuyos departamentitos costaban hasta 3.5 millones de pesos, pero que no soportaron el rigor del sismo pasado:



No es un secreto que en la administración de Miguel Ángel Mancera, las constructoras han hecho su agosto vendiendo departamentitos de dos o tres recámaras hasta en 4 millones de pesos (dependiendo la zona). Tampoco es un secreto que los jefes delegacionales (con la honrosa excepción de Xóchitl Gálvez, Delegada en Miguel Hidalgo) han hecho caso omiso de dichas construcciones.



Hasta el momento, el Jede delegacional en Benito Juárez, Christian Von Roehrich De La Isla, no se ha pronunciado sobre el desastre inmobiliario del Residencial San José.




https://www.facebook.com/espaciosad/posts/1450458605032228

En el caso del Colegio Enrique Rébsamen, también es evidente una negligencia cómplice de la Delegación, la SEDUVI y la la Secretaría de Educación Pública. Al respecto, una usuaria de FB comentó:



Hasta el momento, ni Aurelio Nuño Mayer, Secretario de Educación Pública, ni Mauricio Rodríguez Alonso, Secretario de Educación de la CDMX, han salido a realizar una declaración sobre el tema.



Por eso mismo, a los tres niveles de gobierno les URGE DEMOLER, antes de que puedan documentarse las negligencias estructurales y arquitectónicas de las inmobiliarias asesinas que pueden quedar impunes.

Eso mismo pasó con el Sismo de 1985, nos recuerda Juan Carlos Ortega Prado:

Cuando estudié periodismo y revisé lo que se había escrito del terremoto del 85, me llamó la atención un hueco: apenas había reportajes sobre las sanciones que habían recibido los empresarios que levantaron edificios de porquería; apenas había textos sobre los castigos impuestos a los funcionarios que lo permitieron. La razón era simple: nunca hubo tales castigos, nunca existieron dichas sanciones.

Pero entonces como hoy existen responsables que tienen nombre y apellido, protectores y cómplices, intereses y fortunas. ¿Quiénes dieron los permisos de construcción? ¿Quién no hizo su trabajo? ¿Por qué se cayeron escuelas, supermercados y edificios de departamentos si por norma deben tener mucha mayor resistencia a los sismos? ¿Por qué se cayó un puente en el Tecnológico de Monterrey, si esa universidad está especializada en la formación de ingenieros?

Después de la matanza de los normalistas de Ayotzinapa, se acuñó la frase: "Pasemos de la indignación a la digna acción". En el caso del #SismoCDMX, tenemos que hacer lo mismo.


Más información:
“Sin corrupción, mis amigos podrían estar vivos”: tragedias del sismo que pudieron evitarse en LaRaza.com

Corrupcion y desorden urbano rodean a la tragedia del sismo 2017 en SDPnoticias.com

Al menos 47 edificios colapsaron por la corrupción, por “ahorrar” dinero, denuncian especialistas en Sinembargo.mx


Saludos.