lunes, 23 de abril de 2018

Lo que NO hizo AMLO en el primer debate presidencial 2018



El primer debate presidencial de la elección de 2018 arrojó una serie de anotaciones que los asesores de Andrés Manuel López Obrador deben tomar en cuenta. Si bien el tabasqueño mejoró su dicción y el manejo de recursos gráficos, se le notó demasiado reacio a defender sus propuestas y a contestar las preguntas de sus adversarios. Esto creó, en los televidentes, una percepción de inseguridad. Y esa percepción hizo que AMLO no ganara el debate de manera contundente.



Una cosa es engancharse en polémicas (en "dimes y diretes"). Y otra muy diferente argumentar el por qué y para qué de las propuestas. Ese es el punto débil de AMLO: el no saber explicarse.



Mejor Tatiana Clouthier, desde su FaceBook, aportó mayor información a los votantes: la ley de amnistía será parte de un proyecto más amplio de paz y reconciliación nacional. Proyecto al que, anunció AMLO en el debate, será convocado el propio Papa Francisco:



Cuando Denise Maerker le pregunta a AMLO quienes serían los beneficiarios de la amnistía, AMLO no responde. Eso sí, aclara que amnistía no significa impunidad. Para luego, recaer en su trillado discurso de "primero los pobres". Por eso mismo, Ricardo Anaya lo ataca: AMLO no contesta directamente a lo que se le pregunta. Y eso es un punto negativo para el candidato presidencial.



El peligro de seguir así es que Anaya capte el voto de aquellas personas que se desesperan del estilo personal del candidato de MORENA. Convencer a aquellas personas que piensan que las propuestas de AMLO no tienen justificación y validez.



No hay que olvidar que faltan aún dos debates, y si en esos debates, Andrés Manuel vuelve a parecer poco claro, es muy probable que termine por perder votos. No debe confiarse. Y debe mejorar su estrategia de comunicación.


Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario