miércoles, 3 de septiembre de 2014

USA, Israel y Saudi Arabia: los poderes detrás de ISIS



Mientras el televidente promedio se escandaliza por las supuestas ejecuciones de los reporteros estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, aquellos que hemos estudiado los conflictos geo-políticos del orbe reconocemos una nueva estrategia del gobierno estadounidense para justificar su presencia militar en medio oriente, ahora bajo el pretexto de "desmantelar el Estado Islámico" y "poner un freno a ISIS".



Pocos ciudadanos del mundo reconocen que detrás del grupo terrorista, derivado de al-Qaeda, se encuentra el apoyo de los Estados Unidos de América. En específico, el apoyo del Pentágono y la CIA, soportado por los políticos estadounidenses, en especial, el Senador republicano John McCain.



Luego de que se publicaran, a finales de mayo de 2014, una serie de fotografías que vinculaban a John McCain con el líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, el ex-agente de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden reveló, a finales de junio de este mismo año, que al-Baghdadi era un ciudadano israelí que había sido agente de la Mossad.





Por supuesto, para muchos lectores poco versados en el tema, la sola idea de que Estados Unidos, vía Israel, con dinero proveniente de la venta de petróleo Saudi, se encuentre apoyando, asesorando y entrenando a ISIS resulta una tontería, una "conspiranoia" más de los internautas liberales.

El televidente promedio no logra entender cómo el propio gobierno estadounidense, que llora las muertes de sus peiodistas a manos de ISIS, sea el mismo que los financia, apoya y asesora. No entienden que, en las nuevas guerras energéticas, las operaciones encubiertas, los dobles agentes y los dobles discursos son el pan de cada día.

Finalmente, aquellos académicos y comunicadores que ven el inicio de una nueva ola de represión de las libertades político-civiles y la anulación del discurso crítico, han comenzado a señalar las inconsistencias e incongruencias de un sistema de gobierno encabezado por banqueros y dueños de corporaciones militares, tras la fachada de dos partidos políticos: el Demócrata, y el Repúblicano, que comparten los mismos objetivos.

Piensen en esto, la próxima vez que escuchen en los medios sobre una "amenaza terrorista" del Estado Islámico o de ISIS:



Update 7 de septiembre. Comparto algunas caricaturas políticas que se han realizado respecto a la relación USA-ISIS:





Saludos.