lunes, 2 de julio de 2007

A un año del fraude electoral -- 01. La "guerra sucia"



Hace un año exactamente, mientras eran las 3:30 de la mañana en México, yo revisaba periodicamente la página del PREP desde la sala de computo del Kansai center, en Osaka, Japón.

La ferrea certidumbre de que Andrés Manuel López Obrador sería el nuevo Presidente de la República habia disminuído al pasar de los días, debido a que las autoridades electorales se habían hecho complices de la "guerra sucia" de carácter mediático en contra de AMLO:











En aquellos días confiaba en que el IFE castigaría de manera oportuna y firme los abusos y las mentiras de la propaganda pagada por el PAN así como las intervenciones de Vicente Fox en la contienda electoral.

Sin embargo, nada ocurrió.

El IFE evitó asumir las atribuciones que tiene por ley, y permitió que a la campaña de desprestigio del PAN y a la campaña proselitista de Vicente Fox se le sumara la propaganda fascista pagada por el Consejo Coordinador Empresarial:





Era la primera vez que se veía este tipo de publicidad política en la televisión abierta mexicana, y mucha gente creyendo en la veracidad de los medios, tomaron por correcto el mensaje imbuido en estos anuncios: "votar por AMLO te llevará a perderlo todo".

Estos anuncios fueron transmitidos en los horarios con mayor audiencia, en especial, en los cortes de los noticiarios.

El objetivo era claro: darle certeza a las mentiras vertidas en estas capsulas y así, atemorizar al teleespectador.





El elemento añadido de la figura de Hugo Chávez Frías hizo creer a muchas personas que AMLO iba a instaurar un sistema de carácter socialista en México, que iba a expropiar propiedades y cuentas bancarias para repartirlas entre los pobres, y a desaparecer todo tipo de empresas trasnacionales, eliminando con ello, miles de sub-empleos.

La gente de clase media baja fue la que más se asustó, la que dio el "voto del miedo" al PAN y quienes en realidad, se hubieran beneficiado más con las políticas públicas de AMLO.

Los culpables siguen allí sin que ninguna autoridad les halla hecho absolutamente nada: en especial, el Consejo Coordinador Empresarial y sus organizaciones fachadas, Consejo de la Comunicación, Compromiso Joven y Celiderh.



A un año de la "guerra sucia", ni el IFE ni el TRIFE han podido fincar responsabilidad jurídica alguna en contra del PAN, del CCE o en contra de las organizaciones que patrocinaron la campaña de miedo.



A pesar de los cientos de testimonios y el peso de los hechos, la gente sigue creyendo que la prescencia de este tipo de campañas fue correcta, y cree que tanto el IFE como el TRIFE hicieron muy bien su trabajo.

Lo que le gente olvida es que este tipo de campañas estaban fuera de la ley y por lo tanto, las autoridades correspondientes debieron haber castigado a los culpables tanto de la creación como de la difusión de estos spots.

¿Que no decían tanto medios de comunicación como políticos que con el desafuero de AMLO se instauraba una nueva época en que el estado de derecho y el respecto a la ley prevalecerían?

¿A quién más hemos desaforado desde entonces?

¿Qué ha pasado con el desafuero de criminales como Ulises Ruiz y Mario Marín?


A nadie se ha desaforado, a nadie se ha castigado por la campaña de la guerra sucia en contra de AMLO, y lo peor de todo, es que hay pendejos que van por allí diciendo que no hubo fraude en la jornada electoral del 2006. -__-u


Saludos.

1 comentario:

  1. Está muy buena la entrada de hoy. Te agregué a los links del Pedote para caerte aquí más seguido.

    Ya que estamos hablando de FeCal, me pregunto si, como con el alcoholismo, será necesario que México toque fondo para no volver a caer en los juegos del PAN y el CCE. La inequidad, la campaña sucia y el fraude fueron afrentas para todos, más allá de si somos partidarios o no de López Obrador. ¿Cómo podría volver a votar por el PAN un mexicano consciente de que ese partido se burló de él durante meses con una campaña como la presidencial del 2006?

    ResponderEliminar